Agosto 2014
Apoyándonos en el Big Data

Apoyándonos en el Big Data

Escrito el 08/08/2014

Siempre se ha dicho que la información es poder, pero actualmente esta frase está de rabiosa actualidad. Páginas web, aplicaciones de imagen y vídeo, redes sociales, dispositivos móviles, apps, sensores, lo que se ha llamado el Internet de las cosas. Todo esto es capaz de generar más de 2.5 quintillones de bytes al día, y no solo eso, el 90% de los datos del mundo han sido creados durante los últimos dos años.  

 

Pero, ¿Cómo digerimos tanta información?

Big Data es un término aplicado a conjuntos de datos que superan la capacidad del software habitual para ser capturados, gestionados y procesados en un tiempo razonable. Los tamaños del Big Data se hallan constantemente en aumento. Ya en el año 2012 se dimensionaba su tamaño en una docena de terabytes hasta varios peta bytes de datos en un único data set.

El Internet de las cosas está introduciendo millones de nuevos sensores y dispositivos que generan datos en tiempo real, lo que obliga a las empresas a seguir implementando procesos de digitalización, aquí es donde entra el Big Data, el cual permite recoger y analizar esos datos y convertirlos en información de valor para la toma de decisiones.

El almacenamiento de datos está considerado como la energía atómica o el petróleo del siglo XXI. Es una tecnología que lo acabará invadiendo todo: sanidad, deporte, electrónica, servicios, gobiernos, energía y financiero, entre otros.

 

Una delgada línea entre su utilidad y el síndrome Gran Hermano

Para muestra un botón: el Big Data ha permitido saber que la mayoría de rusos prefieren visitar La Moreneta, pese a que las compras en el centro comercial del Vallès Oriental están entre las prioridades cuando visitan Catalunya. También se ha descubierto que el 30% de los rusos que llegan a Barcelona en crucero por la noche, no bajan del barco para visitar la ciudad. Mientras el 45% del total de cruceristas que atracan en el puerto de la capital catalana a horas nocturnas prefieren quedarse en el crucero.

Como en otras facetas de la vida tenemos una herramienta y debemos decidir cómo utilizarla. Un mismo cuchillo de cocine sirve para partir una sandía e igualmente para apuñalar alguien y sesgarle la vida, nosotros somos los que decidimos hacer una cosa u otra.

Desde mi punto de vista una de los aspectos más útiles de esta tecnología es la profundidad con la que se puede trabajar. Por ejemplo, un ejecutivo puede que esté interesado en unos breves datos de resumen acerca de las líneas de producto de una empresa, mientras que un director de producto o el director de una determinada geografía puede que necesite más detalle, pero sólo de aquellas áreas que supervisa.

Pero ante todo, lo más importante es poder sintetizar y digerir los datos, sino acabaremos con una borrachera de datos, que ríete tú de la resaca de Anís El Mono.

Un saludo y gracias por tu tiempo,

Carlos Alvarez Rivas

Carlos Alvarez Rivas

0 Comentarios

Deja tu comentario

  He leído la Política de Privacidad y estoy de acuerdo



Copyrights 2017 . All Rights Reserved. ESTAMOS ON-LINE